sábado, 14 de julio de 2007

Una anciana de 75 años posee la conexión privada a internet más rápido del mundo

Una anciana de 75 años de edad posee la conexión a internet más rápida del mundo.

La casa de Sigbritt Löthberg tiene una conexión de 40 Gigabits por segundo, 10000 veces más rápida que las convencionales ADSL de 4MB.

Pero todo tiene una explicación, el hijo de esta anciana es el gurú de fibrá óptica Peter Löthberg, que trabaja actualmente en Cisco, entre él y la compañía que lleva la red local han instalado esta conexión.

El propietario de la red local con esta conexión quiere convencer a los operadores de internet para que investiguen en conexiones más rápidas, y se ve capaz para enseñarles como construir líneas con alto caudal de ancho de banda entre largas distancias.

El secreto de la ultra velocidad de la señora Sigbritt es una nueva técnica de modulación que permite que los datos sean directamente transferidos entre dos routers a 2000 kilómetros de distancia , sin repetidores intermediarios. Además la distancia, es en teoría ilimitada, y sin pérdida de datos.

" La parte más dificil del proyecto ha sido instalar Windows en el ordenador de la señora Sigbritt " , concluyó Jonsson. "

A ver si se ponen las pilas Telefónica y compañía, e investigan en I+D para mejores conexiones de internet , que aún andamos esperando el VDSL de 50MB.

jueves, 12 de julio de 2007

Cómo NO ligar por internet

¿Fotos trucadas? ¿Mientes sobre tu edad, aspecto y trabajo? No son las mejores normas para conquistar por la red. Descubre todo lo que NO hay que hacer para montárselo por internet.

A la hora de ligar por internet hay que tener en cuenta muchas más cosas que esa que te preocupa a ti: retocar la suficiente tu foto con el Photoshop para convertirte en Brad Pitt. ¡Hay que vigilar otras cuestiones!

Cuestiones importantes como qué NO hacer cuando estás ligando por la red. ¿O creías que tecleando desde tu casa o un cibercafé no podías meter la pata ligando? Pues nada de eso. El ciberligue se ha complicado y, al igual que el ligue en persona, tiene sus propios riesgos.

Estos son los riesgos que están ahí fuera, en la red, esperando asaltarnos para cargarse uno de nuestras conquistas cibernéticas. ¿Vas a permitir que eso ocurra?

1. Cuando hables por mail, no le cuentes toda tu vida
No hay nada menos excitante para una mujer que un tío que no para de dar la brasa con su vida: que si yo esto, que si yo lo otro, que si hice, que si dejé de hacer... ¡Cierra el pico! En serio, contar tu vida así, de golpe, por mail, como que agobia un poco. No seas cansino, eso no les interesa.

Si quieres prueba a relatarle a alguna mujer tus hobbies de fin de semana en una página bien redactada. Puede que muera de aburrimiento. ¿Y eso por qué es? Porque eso denota algo de ti, o al menos es la impresión que da de ti: estás muy necesitado.

A las mujeres no les gustan los necesitados y facilones de conseguir. A las mujeres les gustan los desafíos. Y un tío desesperado o necesitado no es precisamente un desafío. Y, por si no lo sabes, a las mujeres les gusta que seas tú el que las escuches a ellas, ¿vale?

Lo que tienes que hacer: Procura que todos tus mails de respuesta a los suyos (ya sabes: "RE: lo que sea") sean cortitos, no más de tres frases. Las dos primeras las usarás para contestar a su(s) pregunta(s). La última frase la reservarás para preguntarle tú algo a ella.

Recuerda que las preguntas ayudan a mantener vivo el diálogo y así le demostrarás que eres sensible y que estás interesado.

2. No hables de sexo
Muchas mujeres piensan que los hombres no tienen otra cosa en la cabeza y eso es... Esa creencia que tienen es... O sea... ¡Bueno, vale, tienen razón!

Y como la tienen, lo mejor que se puede hacer es retrasar mucho la charla del sexo, todo cuánto puedas. Cuanto más tarde tratéis el tema, mejor para ti y para seguir en la ciberconquista.

Además, en este mundo políticamente correcto, ¿vas a atreverte a ofender a una mujer a la que no conoces del todo hablándole de sexo así de buenas a primeras? Guárdate las ganas.

Lo que tienes que hacer: Simplemente, NO HACERLO. No hables de sexo y habrás cumplido. Deja que sea ella la que rompa el hielo con respecto a la charla de sexo y, cuando eso pase, luz verde...

3. No mientas
Pequeño mentirosillo... ¿Creías que tu política de "1´90, rubio y ojos azules" te llevaría muy lejos, eh? Pues nada de eso.

¿No sabes eso de "la verdad te hará libre"? La verdad es la mejor política a seguir, también en los ligues por internet. Si mientes, tarde o temprano te pillarán.

Lo que tienes que hacer: Si crees que tu trabajo no es precisamente lo más excitante del mundo o que algún aspecto de ti puede "desencantar" a las chicas, simplemente amplifica tus virtudes, que seguro que son muchas.

No mientas sobre nada, sólo resalta lo mejor de ti y listo. Céntrate en lo bueno que tienes para ofrecer.

4. No te pases mandando mails
Ya lo hemos dicho, no tienes que parecer necesitado. Si le mandas a la chica 3 e-mails el mismo día, ¿sabes que pareces? ¡Un tío necesitado, desesperado y un puntito psicópata!

Si ves que la cosa marcha bien por internet, lo que tienes que hacer es dar el paso y pedirle una cita para conoceros en persona. Pero olvida lo de incrementar el número de correos electrónicos al día: eso asusta a la gente.

Si la conquista electrónica aún está en su fase inicial, lo mejor es que os conozcáis el uno al otro poco a poco. Poco a poco significa mails espaciados en el tiempo.

Lo que tienes que hacer: No más de un mail al día (¡¡dos como muchísimo en un día de excesos!!) y lo del messenger no debería pasar de 20 minutos. Si la cosa se alarga, discúlpate y di que tienes que dejar la charla porque tienes asuntos importantes que atender (nada de "juega el Madrid").

Al hacer esto, permanecerás con cierto misterio, algo que les gusta a todas las mujeres.

5. No ligues con 10.000 mujeres a la vez, pillín
Uno de los problemas del ligue por inernet es estar en contacto con taaaaaantas mujeres, ¿con cuántas estás ligando a la vez? Confiesa. Lo sabemos, es difícil resistirse. Un buen perfil de usuario, una foto curiosa y suele haber bastantes chicas interesadas, al menos, en principio. ¿Cómo decirle que no a alguna?

Si intentas responder a cada mujer, pronto te darás cuenta de que se te van las horas escribiendo mails a unas y otras. Y, lo que es peor, ¡se te olvidará qué has dicho a cada una de ellas! "¿Esto se lo dije a CiberCelia o a Shopgirl? ¿O a Ranita30?..." Un lío.

Lo que tienes que hacer: No te mandes e-mails con muchas mujeres a la vez. Céntrate en la que te interese de verdad (o las que te interesen de verdad, tampoco es plan cerrarse todas las puertas de golpe uno mismo).

6. No llegues el primero a una cita
A menos que una mujer te pida inmediatamente conocerte en persona (alguna te lo pedirá), una regla inquebrantable es esperar una semana como mínimo antes de pedirle una cita.
Si le pides quedar muy pronto, cuando ella aún no esté a gusto, desaparecerá.

Si tardas mucho tiempo en pedirle salir, una de las cosas que más pasarán por su mente es: "¿Por qué este tío no me pide salir?" Y eso te va a hacer MUY atractivo...

Lo que tienes que hacer: Esperar a que sea ella la que de el primer paso.

Y, además de todas estas advertencias, unas cuantas de sentido común, pero que conviene recordar: no des tu teléfono, ni tu dirección, ni datos muy privados. Ya, ya, tú eres un macho y a ti no te asusta nada... Pero no sería agradable vivir algo en plan "Atracción Fatal". A ciberligar se ha dicho.

miércoles, 4 de julio de 2007

Las 5 prohibiciones ligando

Si hablas sin parar, sólo tienes opiniones sobre los partidos de pretemporada y mientes sobre tu vida, este es el artículo que necesitabas. Aplícate estas cinco prohibiciones cuando estés ligando y ya verás cuánto mejora la cosa.

Entender a las mujeres es complicado... PERO NO TANTO. Hay cuestiones básicas que debemos atender para que no huyan a las primeras de cambio.

Es increíble como los muchachos van cayendo, uno tras otro, en las discotecas, en los pubs, en las cafeterías... Aún la chica habiendo aceptado una cita con el chico, es casi imposible que haya una segunda cita. ¿Por qué pasa esto? Porque los tíos cometen, consciente o inconscientemente, una serie de errores básicos a la hora del ligue.

Así pues, aquí van unas prohibiciones en toda regla para que tu nivel de éxito ligando aumente de forma considerable. Seguro que puedes cumplirlas (no es como prohibirte el pan en los almuerzos... esto es BUENO para ti DE VERDAD):

1. Hablas demasiado:
La mayoría de tíos habla demasiado. Y, lo que es peor, ¡la mayoría habla de cosas que no alcanzan un nivel mínimo de interés! No, el fichaje de Baptista por el Madrid no alcanza el mínimo de interés.

Un gran problema añadido a este hablar-de-cosas-que-no-interesan es que uno no se da cuenta de que lo que está contando es una tontería sin demasiado interés. Es evidente, si supieras las tonterías que dices no las dirías, ¿verdad? Vas a tener que aplicarte y revisar esos temas de conversación.

No se exige una profundidad mística en los temas a tratar, pero sí un mínimo de interés. Un poquito de gracia y salero, chiquillo. ¿Fútbol y coches? Seguro que puedes hablar de algo más interesante.

2. Intentas hacerla callar:
A ver, ella es como 200 más veces más inteligente que tú. ¿Crees que es inteligente eso de hacerla callar? No, lo inteligente es escuchar con atención sus argumentos y opiniones sobre lo que sea.

No tienes que decir SÍ a todo lo que ella diga. Obviamente, puedes (y, en ocasiones, DEBES) estar en contra de sus afirmaciones... pero debes escucharla. Nada de hacerla callar. Que ya sabes que tú dices bastantes tonterías (¿es que no has leído el punto 1?).

3. Mientes:
Mientes. Mientes mal y mucho. Eres como Jim Carrey en aquella película en la que su hijo pide de deseo que Jim Carrey tenga que decir siempre la verdad, ya que el tipo no puede dejar de mentir cada vez que abre la boca. ¿Quieres que pase eso? ¿Quieres que pidamos de deseo que nunca jamás puedas volver a mentir? Te estaría bien empleado.

“Eh, eh, ¿a qué viene tanta dureza?”, te estarás preguntando. Créenos, es por tu bien. LAS MUJERES SIEMPRE SABEN CUANDO ESTÁS MINTIENDO. Tienen una especie de radar, un detector, ¡tienen algo! La cuestión es que LO SABEN. Las mujeres perciben cuándo estás siendo sincero y cuándo no.

Así que dejar de adornar la realidad con detalles fantasiosos y cíñete a la realidad. Échale arte a tu personalidad, vida, trabajo y anécdotas. Presenta la mejor versión de ti mismo ante ella, pero no la versión de una persona inventada, ¿de acuerdo? Todo eso de “la verdad te hará libre”. Prueba.

4. Hablas de sexo (tenías que sacar el temita, ¿verdad?):
Te dejamos solo cinco minutos y, ya está, EL SEXO. Vale que es un tema interesante y tal, pero HAY MÁS TEMAS INTERESANTES. Además, vivimos tiempos de corrección política, ¿lo primero de lo que quieres hablar es de sexo? ¿Y si la chica es muy religiosa o muy tímida o, sencillamente, no le gusta hablar del tema?

Entiende que tu pasión por el tema es mayor que la de la mayoría de la gente, hombres, mujeres y animales (ad-mí-te-lo!!)). Así que deja el tema del sexo para mejor ocasión. ¿Prohibido? No. Pero mantenlo bien aparcadito hasta que no veas el momento propicio.

5. ¡No andas erguido!:
¿Intentas imitar al Doctor Zeius en El Planeta de los simios? ¿Te estás poniendo en la piel de nuestros compadres los macacos del zoo? ¡No vayas de “eslabón perdido” por ahí, tío! Los hombres tenemos pulgares oponibles, Y CAMINAMOS ERGUIDOS SOBRE DOS PIERNAS.

Y lo del erguimiento se extiende a un cuidado corporal general: hazte un corte de pelo mono (lo de “mono” no va en plan literal), dúchate con mucho champú y mucho gel de baño (los hay hasta con olores a cosas ricas), y repásate varias veces en el espejo no vaya a ser que haya desperfectos en tu ropa (Dios no lo quiera).

Pues eso, cinco cositas muy sencillitas que hacen que las mujeres te den la espalda. Lo de hablar demasiado es fácilmente evitable, además, cuanto menos hables más probabilidades tienes de que lo que digas sea interesante (crucemos los dedos).

Lo de hacerla callar es de sentido común (si se mete con La Guerra de las galaxias déjalo pasar...). Lo de no mentir tal vez sea lo más duro, pero el que algo quiere algo le cuesta (y la sinceridad no es tan mala compañera de viaje, créenos).

Lo de hablar de sexo es algo que debes evitar a toda costa (no estás con uno de tus amigotes). Y el último punto, el de cuidarse y arreglarse un poquito era a modo de recordatorio, sabemos que te ocupas de ello, pero a veces conviene que alguien nos lo diga. Neomanzine está aquí para ti. A por ellas, tigre.